Nos recomiendan

¿Por qué Segle Clinical?

Activos biotecnológicos procedentes de plantas y del mar.

Especialistas en sérums con textura ligera y mayor eficacia.

Especialistas en sérums con textura ligera y mayor eficacia.

Especialistas en sérums con textura ligera y mayor eficacia.

  • Zonas olvidadas cuando aplicamos el protector solar

    Zonas olvidadas cuando aplicamos el protector solar

    agosto 16 2022

    Seguro te ha pasado que vas a la playa, a correr o caminar y, como eres consciente de los terribles efectos de los rayos UV sobre la piel, decides aplicar protector solar antes de salir. Aún más: reaplicas la crema solar cada 2 horas al menos para prolongar su efecto. Sientes lo mucho que estás cuidando tu piel… hasta que pasadas unas horas te empiezan a arder las orejas, el escote, el cuello o el empeine de los pies.     Esto es mucho más común de lo que crees. Hay zonas que pasamos por alto cuando estamos aplicando la crema solar, quizá porque son pequeñas, escondidas o no les prestas atención hasta que se queman. Si ocurre diariamente, estarías recibiendo el daño de los rayos UV de forma progresiva y sólo lo descubrirías cuando tengas un susto por un posible melanoma. Hoy vamos a hacer un repaso de esas zonas olvidadas para que las hagas conscientes y les apliques protector solar a diario.     Las zonas olvidadas por el protector solar  Es difícil calcular cuánto protector debes usar para todo el cuerpo, así que usa una medida simple: un vaso de chupito lleno debe usarse para todo el cuerpo de un adulto. Para el rostro debes usar la regla de los dos dedos incluyendo el cuello y las orejas. Recuerda: si un bote de protector solar te dura todo el verano, estás usando muy poco.     Cuero cabelludo   El cuero cabelludo es piel, aun cuando lo olvidemos, así que puede quemarse con mucha facilidad sobre todo si usas un peinado con una partición en el cabello. Esto se soluciona de forma sencilla: peina todo hacia atrás, usa un sobrero o pañuelo o sencillamente aplica tu protector solar de Segle por todo el cabello vaporizando.     Spray Solar Corporal SPF30   Labios   Los labios no se broncean porque no tienen melanina, pero sí que pueden recibir el daño acumulativo de los rayos UV. Unos labios quemados por el sol se secan, se pelan y agrietan. Adquiere un protector labial y si no tienes aplícate el que usas para el rostro.     Párpados   Parece una locura, pero la mayoría de las personas evitan usar protector solar cerca de los ojos y es precisamente esta zona una de las que más protección necesita. La piel de los párpados y bajo los ojos es delgada, carece de glándulas sudoríparas y por ello es tan delicada y susceptible a las arrugas. Por esta razón es que se debe prestar atención especial a esta zona. Además, el exceso de sol puede oscurecer las ojeras. Si la crema solar que usas te causa alergia o molestias, cambia a una de tipo mineral que son menos irritantes. Complementa el cuidado con un buen par de gafas de sol homologadas.     Nariz y orejas  Si hay una parte del cuerpo en la que la piel sufre más al estar siempre expuesta al sol y tiene más propensión a quemarse, son la nariz, los pómulos, la frente y las orejas. Para protegerlas, además de tener un especial cuidado, aplicando un buen fotoprotector, será necesario utilizar accesorios, tales como, por ejemplo, gorras y sombreros que frenen, al menos parcialmente, los rayos del sol. Recoge tu cabello si es largo y aplica suficiente protector en las orejas, incluyendo la parte de atrás y el lóbulo.      Crema Solar SPF50   Cuello y escote  La piel de esta zona es delgada y sensible debido a la falta de glándulas sebáceas y de sostén muscular. Por ello, tiende a arrugarse con mayor facilidad, además de ser aquella en la que se muestran, bien los primeros síntomas del paso del tiempo, o bien las primeras manchas.  El cuello es uno de esos lugares olvidados. Siempre extendemos nuestros sérums y cremas solo en el rostro, así que no es extraño que tampoco se aplique protección solar.    Pies   Que levante la mano quien se ha quemado el empeine de los pies o se ha tatuado con el sol las tiras de las sandalias. Tengo malas noticias: el melanoma puede aparecer en toda la zona del pie, incluyendo las suelas y hasta bajo las uñas. No escatimes con la cantidad de protector solar que uses y reaplica, sobre todo en la parte superior de los pies. Si vas a salir en verano usando sandalias, usa la crema solar. Recuerda: el daño es acumulativo.    Detrás de las rodillas   Esto parece un poco tonto, pero cuando ves las estadísticas y descubres que la mayoría de los diagnósticos de melanoma en mujeres ocurre en las corvas de sus piernas, te das cuenta de la importancia de cubrir muy bien las piernas completas con suficiente crema solar. El truco para lograrlo es aplicar el protector solar sin ropa, como si se tratase de una crema hidratante.      Manos   La parte superior de las manos y los antebrazos son los grandes olvidados de la crema solar. No sólo en verano, cuando haces deportes al aire libre o vas a la playa, sino a diario. De hecho, muchas personas suelen tener esta zona más morena que el resto del brazo o con más pecas. Las manos son delicadas, se llenan de manchas y secan con facilidad, así que no le niegues la protección solar.     Axilas   Esta es una de las partes del cuerpo que casi no exponemos al sol, pero si olvidas las axilas también olvidas las zonas aledañas. Si además tienes la suerte de hacer la siesta con los brazos hacia arriba, tendrás una de las quemaduras más dolorosas e incómodas. Es mejor evitar, aplica crema solar antes del desodorante.

  • ¿Como interactúa el ácido hialurónico con tu ingrediente favorito?

    ¿Como interactúa el ácido hialurónico con tu ingrediente favorito?

    agosto 15 2022

    ¿Como interactúa el ácido hialurónico con nuestros ingredientes favoritos para el cuidado de la piel?  El ácido hialurónico es capaz de captar más de mil veces su peso en agua y es uno de los ingredientes humectantes más buscados.     Los “ingredientes amigos” del ácido hialurónico  Resulta que no hay muchos ingredientes con los que el ácido hialurónico no funcione. Este hidratante generalmente es seguro para todo tipo de piel, no tiene reacciones negativas conocidas y puede ayudar a hidratar y reparar la piel que lo necesita.  Vamos a conocer cuáles son sus ingredientes amigos.    Retinol  El retinol es un poderoso ingrediente derivado de la vitamina A que estimula la producción de colágeno y estimula la renovación celular. El retinol debe convertirse en retinaldehído y luego en ácido retinoico en el tejido cutáneo. El ácido retinoico es el único retinoide que funciona para estimular el colágeno, por lo que la conversión es absolutamente necesaria para que el producto funcione.   El retinol actúa en la piel a diferentes niveles:  ▪️ Estimula la producción de colágeno, mejorando la firmeza y elasticidad.  ▪️ Ayuda a prevenir la formación de arrugas mientras rellena las líneas finas o arrugas existentes.   ▪️ Tiene un efecto renovador celular para revelar una piel más brillante y suave.   ▪️ También ayuda a suavizar las manchas oscuras, las manchas solares y la hiperpigmentación".   Cómo funciona el retinol con el ácido hialurónico  El retinol y el ácido hialurónico funcionan muy bien juntos , ya que se equilibran entre sí: el ácido hialurónico actúa como un mecanismo amortiguador contra parte de la irritación que la piel puede experimentar con los retinoides, pero a la vez puede reducir un poco la acción del retinol. Por eso recomendamos que se utilice primero el retinol y al cabo de unos minutos se aplique otro sérum que contenga ácido hialurónico.      Niacinamida  La niacinamida es un derivado de la vitamina B que se produce de forma natural y es esencial para el funcionamiento saludable de las células de la piel.  Es un activo es multiacción: puede eliminar el acné de manera efectiva, minimizar los poros, es despigmentante e incluso reducir las líneas finas y las arrugas. El ingrediente también es altamente compatible con casi cualquier producto de una rutina de cuidado de la piel.    Cómo funciona la niacinamida con el ácido hialurónico  La niacinamida y el ácido hialurónico son ingredientes hidrosolubles que funcionan bien juntos para hidratar y suavizar la piel, dejándola rejuvenecida y minimizando los signos del envejecimiento y las líneas finas de expresión.      Vitamina C    La vitamina C es un poderoso antioxidante y nutriente esencial que nos protege de los radicales libres dañinos y fomenta la renovación de las células de la piel.  La vitamina C es más conocida por una variedad de beneficios, como su efecto antiinflamatorio, la estimulación de la síntesis de colágeno nuevo, su poderosa protección antioxidante y la inhibición de la melanogénesis o pigmentación más oscura. Los estudios clínicos han demostrado que la vitamina C mejora las líneas finas y las arrugas más profundas, la textura y el tono de la piel, el amarillamiento y la decoloración, y mejora la hidratación, la elasticidad y la firmeza de la piel.  Cómo funciona la vitamina C con el ácido hialurónico  La combinación de vitamina C y ácido hialurónico generalmente puede tener resultados similares al retinol en dosis bajas. La vitamina C y el ácido hialurónico trabajan juntos para iluminar e hidratar la piel, suavizan visiblemente las arrugas y mejoran la textura y apariencia de la piel.      Ácido salicílico  El ácido salicílico es un beta-hidroxiácido más solubles en aceite, lo que significa que pueden atravesar fácilmente las capas lipídicas de las células de la piel y penetrar la piel a un nivel más profundo que los productos solubles en agua. El ácido salicílico actúa como un agente antibacteriano tópico debido a su capacidad para promover la exfoliación y la captación de sebo, es un ingrediente realmente poderoso para combatir el acné ayuda a eliminar el exceso de grasa de la piel. También ayuda a tratar las espinillas y los puntos negros mientras reduce el tamaño de los poros.  Cómo funciona el ácido salicílico con el ácido hialurónico  El ácido hialurónico generalmente complementa al ácido salicílico con sus beneficios hidratantes. El ácido salicílico a veces puede hacer que la piel se sienta seca después de su uso. Cuando se combina con ácido hialurónico, la piel puede mantener la humedad y el agua perdidas.       Ácido glicólico  El ácido glicólico es un AHA (alfa-hidroxiácido) derivado de la caña de azúcar. Su diminuto tamaño facilita la rápida absorción en la piel, actuando como un exfoliante muy potente, lo que lo hace ideal para suavizar las líneas finas, mejorar la textura de la piel y apariencia de los poros y hacer que la piel hacer más colágeno El ácido glicólico también se usa para ayudar suavizar manchas solares o cicatrices de acné.    Cómo funciona el ácido glicólico con el ácido hialurónico  El ácido glicólico generalmente funciona como exfoliante y el ácido hialurónico como hidratante, por lo que los expertos dicen que los dos combinan bien. El ácido glicólico aumenta la renovación celular, lo que a veces puede provocar irritación de la piel, por lo que es importante combinarlo con un elemento humectante, como el ácido hialurónico. Usar los dos juntos puede conseguir a una piel más luminosa y suave.      Colágeno  El colágeno es la proteína estructural más importante del organismo y se encuentra en la piel, los huesos, los tendones y los músculos del cuerpo. Trabaja para mantener las capas de la piel unidas, ya que forma una malla para brindar fuerza y ​​estructura a ésta.   El colágeno desempeña un papel importante en el fortalecimiento de la piel, el aumento de la elasticidad y la hidratación, lo que ayuda a que la piel luzca tersa y juvenil. A medida que la piel envejece y está expuesta a factores externos, como los rayos UV, la tasa de producción de colágeno en el cuerpo comienza a disminuir. El colágeno tópico es excelente hidratante/humectante y ayuda a que su piel se vea y se sienta más suave y tersa.     Cómo funciona el colágeno con el ácido hialurónico  El ácido hialurónico es uno de los ingredientes clave para potenciar el colágeno. Dado que tanto el ácido hialurónico como el colágeno proporcionan a la piel hidratación y nutrición, los dos trabajando juntos pueden ayudar a reducir los signos del envejecimiento, como las líneas finas y las arrugas, dejando la piel con un aspecto terso y brillante. 

  • Cambios en la piel por el envejecimiento

    Cambios en la piel por el envejecimiento

    agosto 08 2022

    Nuestra piel, como todo, cambia a medida que envejecemos. Externamente, vemos signos como las arrugas y líneas de expresión, la pérdida de firmeza y de luminosidad, manchas por el sol… ¿Pero sabes qué está pasando en el interior de la piel para que esto suceda? Descubre los cambios fisiológicos que se dan en el órgano más grande del cuerpo, y cómo acompañarlos para mantener una piel más sana, lisa y firme durante más tiempo. El envejecimiento cutáneo no se puede parar, pero sí enlentecer para dar siempre la mejor versión de nosotros mismos: una piel que revele un rostro joven y vital.     Envejecimiento natural vs. envejecimiento prematuro  Aunque el envejecimiento de la piel es un proceso inevitable y natural, no se da de la misma manera en todas las personas. Cambia según la persona, el sexo, el medio ambiente donde vive y sobre todo su estilo de vida. El envejecimiento de la piel depende de:   ▪️ Factores genéticos que no podemos cambiar. Este es el envejecimiento endógeno, el cuál supone solo un 20% del envejecimiento de la piel.   ▪️ Factores externos. El más importante es la radiación solar, pero también hay otros constantes y silenciosos como el estrés, la alimentación, la polución o el tabaco. Todos estos factores producen un aumento de radicales libres en la piel que causa el envejecimiento prematuro. La suma de estos factores se llama exposoma, y supone un 80% del envejecimiento de la piel.     Estos datos nos ayudan a entender cuánto podemos hacer para prevenir el envejecimiento, y que el primer paso para tener una piel más joven es evitar los hábitos tóxicos e intentar manejar o compensar el daño oxidativo en la piel (exceso de radicales libres). Si quieres saber más sobre cuáles son estos factores haz clic aquí para leer el post completo.     Y recuerda que para neutralizar los radicales libres en la piel es esencial el uso de activos antioxidantes en tu rutina. Sí, ¡antioxidantes siempre! Hay muchos activos que cumplen con esta función: vitamina C, vitamina E, niacinamida, retinol, DMAE… por lo que puedes ir cambiando de activos y de rutina para adaptarla a cada momento. Vital C es un sérum ideal como rutina básica en cualquier edad, que da a la piel su dosis diaria de hidratación, protección antioxidante y deja además una piel más elástica y luminosa.     Cambios en la piel durante el envejecimiento    La estructura de la piel está formada por diferentes capas, y el envejecimiento cutáneo es el resultado de diferentes cambios en todas ellas, aunque estos se interrelacionan y tienen todos un impacto global:   Cambios en la epidermis  La epidermis es la capa más externa de la piel, la que actúa como barrera frente a los factores externos y del ambiente. En realidad es un conjunto de capas, de las cuáles las más superficiales son capas de células muertas (estrato córneo), que se renuevan periódicamente en ciclos de unos 30 días. Con la edad, la piel pierde velocidad para renovarse. Las células muertas se van acumulando en la superficie de la piel y como resultado la piel tiene un aspecto más opaco, mate y rugoso. La piel va perdiendo luminosidad y vitalidad. Por otro lado, en esta capa también se producen lípidos, componentes grasos que “rellenan” el espacio intercelular, ayudando a retener agua en la piel y a mantener la barrera cutánea. El nivel de lípidos también desciende con la edad, y por ello la piel se va volviendo más seca.   Para paliar estos problemas los activos más adecuados son los AHA’s (alfa-hidroxiácidos). Con ellos conseguiremos exfoliar y renovar la piel, mejorar la textura, hidratación y luminosidad. Te recomendamos usar nuestro peeling químico Glicolmix entre 1 y 4 veces por semana (dependiendo de tu tipo de piel y su estado, puedes saber más aquí).     Al empeorar la función barrera también nos deja una piel más sensible y propensa a la deshidratación, así cómo a las infecciones e inflamación. Para mejorar esta función podemos usar Blue Balance (pieles normales a grasas) o Glicano Skin (pieles más secas o maduras), que mejorarán el sistema inmune y revitalizan la piel.     Cambios en la dermis    Seguramente habrás escuchado que los niveles de colágeno descienden con la edad. Esta proteína, que es la más abundante del cuerpo, es la que da estructura y “sostén” a la piel, y es sintetizada por unas células llamadas fibroblastos, junto con la elastina, que es la responsable de la elasticidad como su nombre indica.     A partir de los 25 años, los fibroblastos empiezan a ser menos activos (se estima que hay una disminución del 1% anual de colágeno) lo cuál hace que nuestra piel se vaya adelgazando, y en consecuencia aparecen las líneas de expresión, las arrugas, y la falta de firmeza. Este proceso, en las mujeres, se ve mucho  más acusado al entrar en la menopausia, ya que la creación de colágeno tiene una fuerte relación con los niveles de estrógenos, y estas hormonas caen en picado en esta etapa.     Aunque el declive del colágeno es inevitable, hay muchos activos que tienen la capacidad de estimular a los fibroblastos para que no se duerman y sigan sintetizando colágeno y elastina, manteniendo una piel más firme, elástica y jugosa. Uno de los más importantes es el retinol, que es sin duda el activo antiaging global por excelencia (además de activar el colágeno y la elastina también mejora la renovación celular y tiene acción despigmentante y antioxidante).       Por otro lado, también se reduce la circulación sanguínea, lo que se traduce en un menor suministro de nutrientes y oxígeno a la piel. Es por esto que la piel, con los años, va perdiendo la luminosidad, vitalidad y ese tono rosado.      Cambios en hipodermis  En las capas más profundas de la piel los cambios están en las células lipídicas, que se reducen en cantidad y en su tamaño. Al reducirse la base adiposa, esta capa pierde volumen, lo que a nivel externo se muestra en una pérdida de densidad, arrugas más profundas y mejillas hundidas.   Además, al adelgazarse la grasa subcutánea la piel tiene menos aislamiento y amortiguación, por lo que es menos eficaz aislando del frío, y aumenta el riesgo de lesiones. En este nivel no podemos actuar mediante cosmética, y muestra un envejecimiento ya muy avanzado. Sin embargo un tratamiento como Cellular Plus, con celulas madre y aceite de Argán, nos ayudará a mantener una piel más densa, hidratada, nutrida y sana como protección.        Por otro lado, además de los cambios que son intrínsecos de la piel, también hay otros que afectan muchísimo al aspecto de nuestro rostro: la musculatura facial se debilita, igual que los huesos que se encuentran debajo. Aunque no existe evidencia científica sobre ello, seguramente pueda ayudar a mejorar el tono los ejercicios de yoga facial, además de mantener siempre una buena alimentación que asegure buenos niveles de vitamina D, calcio y colágeno, imprescindibles para mantener huesos y músculos fuertes.     También existen estudios que demuestran que el DMAE mejora el tono muscular facial al favorecer la contracción, por eso es eficaz para reafirmar la piel y remodelar el óvalo facial cuando hay flacidez. Encuentra este ingrediente en nuestra gama DMAE Lift 10, y si quieres saber más, ¡lee este post!       ¿Conocías estos cambios? Si tienes dudas, déjanos un comentario.

  • ¿Por qué salen las ojeras? Tipos según color

    ¿Por qué salen las ojeras? Tipos según color

    agosto 02 2022

    Las ojeras dan apariencia de falta de salud, vitalidad, y juventud, aunque, como te contaremos, no siempre es así, ya que sus causas pueden ser muy diferentes. En este post te contamos qué son exactamente las ojeras, qué tipos hay y cuál es su origen en cada caso. Saber identificar la causa de tus ojeras es esencial para encontrar el mejor tratamiento o evitar que vayan a más.     ¿Qué son las ojeras y porqué nos salen?   El signo visible es bien conocido: las ojeras son esa coloración oscura de la piel situada debajo de los ojos (a veces incluso también alrededor de toda la cuenca periocular) cuyo color puede variar entre gris, marrón, azulado, verdoso o morado. Las ojeras dan una apariencia de cansancio y falta de salud, aunque esta no siempre es la causa. De hecho, el color de las ojeras es una de las pistas que nos permiten saber qué tipo de ojeras tenemos, y por lo tanto cuál es la mejor manera de tratarlas.   Pero antes de entrar en qué tipos de ojeras existen, es importante saber que sea cuál sea la causa, hay un motivo común en todas ellas, y es que la piel del contorno del ojo es extremadamente más fina y delicada (5 veces más fina que la del resto del rostro y 10 más que la del cuerpo), y aunque su estructura es similar, tiene una serie de características que la hacen especial. Entre ellas está que a nivel vascular, en esta área se encuentra una red de finos capilares que al ser frágiles y permeables dejan salir plasma que puede acumularse en la zona formando edema y produciendo hinchazón.   Si quieres saber más sobre la zona del contorno de ojos: lee este post.    Tipos de ojeras, origen y tratamiento  Aunque hablaremos de los tipos de ojeras según su color, queremos dejar claro que realmente no podemos determinar su origen sólo por su tono, si no que también entran otros factores como cuánto tiempo llevan ahí, si mejoran o no con el descanso, factores hereditarios, etc. Lo que sí sabemos es que esta coloración es debida a una producción excesiva de melanina y/o a cambios en los capilares que irrigan la zona, y que pueden producirse o agravarse debido factores como el estrés, la falta de sueño (¡el precio que se paga por trasnochar!) o la radiación solar.     Ojeras azuladas  Las ojeras azules o moradas son las llamadas ojeras vasculares o circulatorias, que se deben a la dilatación de los capilares más próximos a la superficie o a un mal drenaje de la zona. Recuerda que la zona del contorno del ojo tiene una red de capilares muy finos y permeables que pueden hacer que se acumule fácilmente sangre y líquidos en la zona, y como la piel del contorno del ojo es tan fina, la sangre llega a notarse desde fuera como si se tratase de un papel translúcido. El hecho de que se vean de color azul y no rojo se debe a que es sangre desoxigenada, “fuera de circulación”. De hecho la coloración de estas ojeras puede variar mucho, desde los tonos verdosos a los morados, dependiendo del color de la piel en sí y de múltiples factores circulatorios.     Este tipo de ojeras, aunque también pueden estar ligadas a factores genéticos, normalmente aparecen o se agravan debido a la falta de sueño y de hidratación, a una mala alimentación o al estrés. Sí, estas son las ojeras de trasnochar, pero también las que aparecen después de periodos muy exigentes o cuando nuestra salud no pasa por un buen momento. La causa de esto está en que estos factores empeoran la circulación sanguínea, y a su vez la sangre que llega viene con menos nutrientes esenciales.     Así que es fácil pensar en cómo evitarlas: ¡llevando un estilo de vida saludable! Normalmente dormir mejor y estar hidratada es todo lo que necesitas. Sin embargo, ya hemos comentado que también pueden verse involucrados factores genéticos (especialmente si suelen ser moradas o lilas) que nos hagan más propensos a tenerlas, o incluso que no se vayan con facilidad. Si es tu caso, deberías usar un contorno de ojos con estos activos:   ✔️ Extracto de árnica montana: es rico en flavonoides y aceites esenciales con propiedades antiinflamatorias y estimulantes de la circulación sanguínea.    ✔️ Extracto de ruscus acuelatus: esta planta también es antiinflamatoria y además mejora la resistencia de los capilares, previniendo la formación de ojeras y bolsas. Otros activos con esta acción pueden ser el Gingko biloba, el Espino blanco o la Centella asiática.  ✔️ Cafeína: este activo promueve la circulación y drena la zona.    ¡Todos en nuestro contorno de ojos Flash Serum!   Mirada fresca y descansada desde la primera aplicación       ✔️ Vitamina K (o derivados): esta vitamina evita la coagulación de sangre y favorece su eliminación. Además también es eficaz reforzando la pared de los capilares y venas. Es útil en todo tipo de ojeras.       Ojeras marrones u oscuras  A diferencia de las ojeras azules, las ojeras de color marrón u oscuras se deben a una sobreproducción de melanina, por eso se llaman melánicas o pigmentarias. Son mucho más comunes en personas de piel oscura y suelen tener un componente genético o hereditario. Sin embargo, eso no significa que no tengas que tratarlas o hacer nada.     De hecho, este tipo de ojeras suele sufrir alteraciones debido a la exposición solar y a alteraciones hormonales, por lo que es muy importante usar fotoprotección y evitar el sol.    Los mejores activos para cuidar este tipo de ojeras son los tratamientos con antioxidantes (a bajas concentraciones para evitar irritaciones), así como ingredientes aclarantes para disminuir su intensidad.     Los activos más importantes son:    ✔️ Ácido kójico: se obtiene de un hongo muy común en Asia, donde hay una gran tendencia a usarlo también de forma tópica debido a su acción despigmentante. El ácido kójico inhibe la producción de la enzima tirosinasa, responsable del equilibrio de la melanina en nuestra piel. Por ello esta sustancia elimina manchas en la piel. Además, a diferencia de otros ácidos “antimanchas”, este es más suave por lo que es adecuado para el contorno del ojo, disminuyendo así las ojeras marrones hereditarias y las producidas -o agravadas- por la edad. También tiene acción antioxidante, por lo que ayuda a prevenir las hiperpigmentaciones y el envejecimiento en general.     ✔️ Ácido tranexámico: hay estudios que indican su acción sobre el melasma (manchas en la piel de origen hormonal). Recientemente se ha empezado a usar en productos para decolorar las ojeras con buenos resultados.        Como ves las ojeras no tienen siempre la misma causa ni el mismo tratamiento. Si tienes ojeras muy marcadas o te cuesta corregirlas, consulta con un dermatólogo o especialista para ver su mejor tratamiento.  

  • ¿Es necesario reaplicar el protector solar si no te da el Sol?

    ¿Es necesario reaplicar el protector solar si no te da el Sol?

    julio 18 2022

    Te explicamos cuándo y cómo aplicar correctamente el protector solar.   Incorporar un buen protector solar a nuestra rutina de cuidado personal más que un capricho es una verdadera necesidad, en la medida en que previene el cáncer de piel (más del 90% de los cánceres de piel son consecuencia de la exposición solar). El uso del protector solar no impide que te pongas morena, sin embargo, por la cultura del bronceado no estamos acostumbrados a usarlo a diario.   De hecho, hay muchos mitos alrededor de su uso, cómo aplicarlo y si se debe reaplicar si no te da el sol, cada cuanto tiempo y si debes usarlo aun cuando estés en un lugar cerrado.  Es por ello que vamos a abordar algunas de estas preguntas y concepciones, con el objetivo de encontrar la forma correcta y más eficiente de usar el protector solar.    ¿Debo usar protector solar si no me da el sol?   La respuesta corta es afirmativa, claro que debes usar un protector solar aun cuando no tengas planeado salir de casa u oficina. Te parecerá que al estar bajo techo no recibes luz solar, además si así fuera, en verano te quemarías aún dentro de casa; y si bien esto es relativamente cierto, a menos que estés en una caja cerrada sin ventanas ni luz, siempre habrá algún grado de exposición a los rayos ultravioletas.    Los cristales de la ventana no detienen a los rayos ultravioletas, sobre todo los UVA que son los responsables del daño profundo que produce hiperpigmentación, envejecimiento prematuro y cáncer de piel.     De hecho, el envejecimiento acelerado de las manos y las manchas que aparecen suelen ser muy evidentes en aquellas personas que pasan varias horas conduciendo, pues los rayos UVA pasan por los cristales del coche sin mayor problema.     Si te preguntas por qué no sientes las quemaduras o la piel no se pone roja, es porque los cristales pueden detener una buena parte de los rayos UVB, que son los que causan los daños en la primera capa de la piel y que notamos en forma de enrojecimiento, ardor y hasta ampollas.     La luz azul: otro enemigo   Los rayos UVB que se cuelan por las ventanas no son lo único contra lo que debes protegerte, pues estudios científicos han demostrado que la constante exposición a la luz azul, emitida por las pantallas de TV, teléfonos, portátiles y tablets, tienen efectos adversos en la piel. De hecho, la luz azul estimula la oxidación celular, además disminuye la producción de colágeno. Esto se manifiesta en hiperpigmentación, arrugas prematuras, falta de firmeza y deshidratación. Recuerda: pasas una buena parte del día frente a una pantalla, así que la protección es fundamental.    ¿Cada cuánto tiempo debo reaplicar el protector solar?   La regla de oro es que debes reaplicar el protector solar cada 2 horas, sin embargo, este tiempo puede variar dependiendo de un par de variables. En primer lugar, el tipo de protector solar que uses puede determinar su duración.     Según el tipo de protector  ▪️ Los protectores con filtros químicos tienden a durar un poco menos porque se degradan en contacto con la luz solar, por lo que requieren ser reaplicados con un poco más de frecuencia.   ▪️ Los protectores solares con filtro físico (con dióxido de titanio u óxido de zinc) tienen un mayor tiempo de duración, pero se ven afectados por el sudor y la capa lipídica natural de la piel, así que también requieren un retoque cada cierto tiempo.     Según tu día  ▪️ Si usas un protector solar de tipo físico (que además son los más eficientes para la luz azul) y estás lejos de las ventanas, no sudas ni nadas, entonces puedes reaplicar con menos frecuencia.  ▪️  Pero si estás en el exterior, expuesto a la luz solar directa, sudas y/o nadas, entonces no hay excusas: debes volver a aplicar el protector solar:    Tips de reaplicación de tu crema solar 🌞 Cada 2 horas, sin importar el SPF. 🌞 Cada 40 minutos, si nadas o sudas de forma abundante. 🌞 Cada vez que te seques con una toalla.    Recuerda que el daño solar es acumulativo, así que aun cuando te expongas sólo unos minutos al sol, es mejor estar protegido.     ¿Cuánto protector solar debo usar?  El protector solar debería ser de un SPF 30 o superior, de amplio espectro y si tienes historia de quemaduras frecuentes, melasma, hiperpigmentación o eres de un tono de piel muy claro deberías buscar un factor de protección UVA+++.     Recuerda que el SPF no se suma, así que si usas protector solar SPF 30 y maquillaje SPF 15, no quiere decir que el SPF final será de 45.     Para que la protección solar sea efectiva, debes aplicarla de forma adecuada. Esto significa que debes usar suficiente producto y esparcirlo muy bien en todas las zonas de piel expuestas. Esto incluye cuello, orejas, hombros, manos y por supuesto, el rostro.    Tips de medidas para saber cuánto protector solar debes aplicar     -Para (casi) todo el cuerpo  Para situaciones en las que expondrás todo el cuerpo (o casi) como la piscina o playa, deberás usar el equivalente a un vaso tipo chupito. Y usarás la misma cantidad al reaplicar el producto.     -Rostro y cuello  Para calcular la cantidad necesaria a aplicar en el rostro y el cuello, basta con hacer dos líneas con la crema solar, una sobre el dedo índice y otra sobre el corazón. Recuerda ponerlo en todo el rostro, incluyendo la frente, orejas, cuello y escote.     El protector es el último paso de tu rutina de skin care matutina y va debajo del maquillaje. No te preocupes que muchos, por su textura, pueden funcionar como un primer increíble y hay otros que pueden aplicarse (o replicarse) sobre el maquillaje sin problemas.      Conclusión: ¡No olvides el protector solar! Este pequeño paso puede garantizar la lozanía y salud de tu piel por muchos años más.     Con protector solar no me pongo morena  ¡El moreno no es saludable! Ponerse moreno significa que nuestra piel se está protegiendo ante las agresiones producidas por la radiación solar produciendo el pigmento melanina.   Es cierto que utilizando protección solar nos quemamos con menor facilidad, pero ningún solar protege al 100% por lo que no impediremos que los rayos solares penetren en nuestra piel. De hecho, aunque no nos quememos ni veamos el daño inmediatamente, la piel tiene memoria y va almacenando todas esas exposiciones y a determinada edad es cuando aparecen las temidas manchas.    Nuestro cabello también necesita fotoprotección  No olvidemos que el cabello (y el cuero cabelludo) forman parte de la piel y también sufre los efectos de los rayos ultravioleta. Se deshidrata, pierde brillo y proteínas. Es recomendable aplicar filtros solares en el cuero cabelludo antes de la exposición. Además te recomendamos: lavar el pelo a la vuelta de la playa o la piscina con champú neutro, aplicar mascarillas hidratantes, y utilizar sombrero. ¡Descubre el catálogo de solares!

  • Protección solar todos los días ¿es necesario?

    Protección solar todos los días ¿es necesario?

    julio 13 2022

    Por cada 5 quemaduras solares que sufres desde pequeño, duplicas el riesgo de sufrir de cáncer de piel, pero sufrir quemaduras cada vez que tomas sol en el verano no es la única forma de perjudicar tu piel.     Incluso la radiación diaria, la que recibes en invierno y el uso prolongado de pantallas, son capaces de afectar de forma permanente la estructura de la piel. Esto ocurre porque el daño es acumulativo, así que no es una exageración afirmar que la protección solar diaria es una necesidad no negociable.      Las excusas para no usar SPF a diario   Salgo poco de casa   Los rayos ultravioletas son capaces de traspasar los cristales de las ventanas; por lo que si bien no llegan los rayos UVB (que son los responsables de las quemaduras solares) sí que estás recibiendo de lleno los rayos UVA que son los responsables directos del envejecimiento de la piel. Como si fuera poco, te aseguro que tienes una pantalla frente a ti buena parte del día. Éstas emiten luz azul, que también afecta tu piel. Poco a poco acumulas daño solar y puedes terminar con manchas, arrugas y falta de firmeza.      Es invierno   Te parece que porque el sol se siente más débil no puede causar daño. El problema es que si bien los rayos UVB pueden ser filtrados por las nubes, los UVA siguen en todo su esplendor, así que seguirás acumulando daño celular. Por otra parte, la nieve u otras superficies como el agua y arena reflejan los rayos UV y aumentan la exposición. La nieve duplica esa exposición a los rayos UV, con lo que es mucho más peligroso estar sin bloqueador solar en invierno.    Está nublado   Las nubes son capaces de detener los rayos UVB, así que es probable que no te quemes la piel, pero el 80% de los rayos UVA traspasan esa capa de nubes como si nada, por lo que sigues expuesto al daño al ADN que causa cáncer de piel, envejece y destruye las células.      Mi piel es morena  Si tienes un fototipo de piel más elevado quiere decir que tu piel contiene más melanina, que es la que ofrece una protección natural contra los rayos UVB, por lo que no te quemarás con tanta facilidad, pero los rayos UVA siguen incidiendo de forma negativa en las células cutáneas. Esto puede causar desde melasma (manchas) hasta cáncer de piel.      Los protectores solares con color y el maquillaje tiene SPF  El uso de protección solar con color o la introducción de filtros a ciertos cosméticos es maravillosa pero no es suficiente. El SPF contenido en el maquillaje suele ser bajo y bien básico, por lo que sólo usar una crema solar de amplio espectro puede proteger de forma eficiente. Normalmente no utilizamos los dos dedos de protector solar con color porque nos dejaría demasiado coloreados y el protector solar del maquillaje es un complemento maravilloso, pero no te confíes.      Me deja la piel pringosa  Esta sensación pesada y/o grasosa es terrible y ni hablar de la película blanquecina que queda con muchos protectores solares, pero esta no es una excusa; pues hay cientos de productos formulados para cada tipo de piel; desde pieles atópicas, grasas o muy secas. De hecho, varias marcas han creado protectores solares que quedan muy bien bajo el maquillaje e incluso pueden funcionar como primer.     Ya me he bronceado  Este es uno de los mitos más antiguos. Se supone que si te bronceas de forma progresiva, de manera que tu piel sea morena en vez de roja, entonces estás minimizando los riesgos. La verdad es que esto es muy dañino, pues cada bronceado es un síntoma que tu piel se está protegiendo y fabricando más melanina, por tanto, es un fotoenvejecimiento perfecto. La piel tiene memoria y con los años se acumula el daño y aumentan las arrugas, manchas y flacidez.     El mejor protector para el día: Solar Segle  Cuando hablamos de protección solar, la mayoría piensa de inmediato en esas lociones pesadas, pringosas y que dejan una capa blanquecina (gracias a los filtros físicos), que son las que solemos usar en verano. Nadie quiere usar esa cosa sobre la piel 24/7 y mucho menos reaplicarla sobre el maquillaje, porque suele tener una textura pegajosa. Pero no te preocupes, que Segle Clinical ha venido a salvarnos.     Olvídate de esas cremas solares, vamos a hablar de productos innovadores, formulados para ofrecerte justo lo que necesitas y deseas: aplicación sencilla, textura ligera, ideal para pieles delicadas y aroma agradable. Segle Clinical ha creado el Crema Solar SPF50, que reúne la mejor protección solar con una fórmula amable para todo tipo de piel.     El Crema Solar ofrece una textura muy ligera, que se adapta a todo tipo de piel, ofreciendo suavidad y confort. De aplicación agradable, rápida absorción e ideal para el uso diario, el Sérum Solar ofrece un factor de protección solar SPF50. No sólo se encargará de bloquear los rayos UV, sino que evitará que la luz azul emitida por las pantallas de los electrónicos como el móvil y el ordenador, afecte tu piel.     Integrar la Crema Solar de Segle a tu rutina diaria será más sencillo de lo que crees, pues disfrutarás el efecto agradable sobre tu piel mientras tienes la seguridad de que estás previniendo el envejecimiento prematuro, las manchas y sobre todo, el cáncer de piel.   Más que vanidad usar la Crema Solar es una forma de proteger tu salud.  

  • ¿Por qué es tan importante utilizar protector solar?

    ¿Por qué es tan importante utilizar protector solar?

    julio 11 2022

    Descubre los beneficios de usar protector solar a largo plazo    Si apenas te inicias en el mundo del skin care o si ya tienes experiencia, sabrás que el primer consejo que recibes, es que debes utilizar protector solar a diario. No importa si es invierno, si te quedas en casa o si vas a veranear a Mallorca. El protector solar no es opcional, y debes reaplicarlo cuando sea necesario. Hay quienes consideran que es una exageración, mientras que otras personas que no lo necesitan. Ni exageraciones ni productos superfluos, el protector solar es una verdadera necesidad para nuestra piel. Aquí te explicamos las razones, además de todos los beneficios de usarlo.   ¡Descubre el catálogo de solares! Por qué debes usar protector solar a diario  La luz del sol que llega a la Tierra está compuesta por diferentes tipos de radiación: dos ultravioleta, la UVA Y UVB, la infrarroja IR y la visible.  Nuestra piel puede absorber este tipo de radiación que puede provocar ciertos cambios en su estructura. Por ejemplo, la radiación UVA hace que la piel produzca más melanina como medida de protección, lo que conocemos como bronceado. El problema es que antes se consideraba esto como una adaptación muy útil pero no es más que daño celular. Eso que llaman un buen bronceado no es más que un fotoenvejecimiento perfecto.     Los rayos UVB causan un daño en apariencia más superficial, eso que conocemos como quemaduras solares. En cambio, los rayos UVA tienen efecto profundo en la piel, producen un daño más estructural sobre todo en el colágeno porque lo degradan y destruyen causando arrugas y flacidez. A la larga, la absorción de los rayos UVB y UVA pueden causar alteraciones en el ADN celular y causar mutaciones, que si no se reparan pueden llevar a carcinomas de las células basales o melanomas.     Este daño ocurre porque la radiación solar provoca estrés oxidativo en las células de la piel, causa mutaciones y destruye el colágeno; además es acumulativo. Entre más tiempo te expongas al sol durante tu vida, el daño causado por los rayos UV quedará en las células. No importa si tu piel es muy clara o si tienes mucha melanina y sientes que no te quemas al sol, todos podemos sufrir de cáncer de piel inducido por los rayos UV a menos que protejas tu piel con productos adecuados.      Si te dijera que si usas una medicina a diario podrías prevenir un tipo de cáncer en un 100%, ¿La tomarías todos los días? Una vez que entiendes cómo funciona el protector solar te das cuenta de algo muy sencillo: el protector solar es indispensable para prevenir el cáncer de piel.   Cómo funcionan los protectores solares  Existen dos tipos de protectores solares, los físicos y los químicos. Los filtros solares físicos tienen compuestos principales minerales como el óxido de titanio y de zinc. Estos compuestos tienen propiedades reflectantes: cuando la radiación UV les llega la devuelven, como si fuera un espejo. Estos ingredientes son poco emolientes, más bien secan y deshidratan la piel, además de dejar un rastro blanco. Pero tienen una gran ventaja: no se eliminan fácilmente, siempre están allí reflejando el sol.     Los filtros solares químicos u orgánicos tienen ingredientes basados en carbono. Un ejemplo es la avobenzona, octinoxato y oxibenzona. Estos compuestos absorben la radiación ultravioleta y la devuelven como una radiación térmica, que no es dañina para la piel. Estos protectores solares se aplican de forma más elegante, son más suaves, la piel los absorbe con más facilidad y no dejan marcas blancas. El único inconveniente que tienen es que cuando el compuesto absorbe los rayos UV, se convierte en calor y se degrada por lo que deben aplicarse 30 minutos antes de exponerse al sol y reaplicarse con más frecuencia.     La mayoría de los protectores solares combinan ambos tipos de ingredientes, con lo que logran una protección más eficiente, una aplicación más cosmética y un factor de protección más alto.     Beneficios del protector solar   ✔️ Previene la mutación de las células por acción de los rayos UV, previniendo la aparición del cáncer de piel.  ✔️ Previene el envejecimiento prematuro. Los rayos UV destruyen el colágeno de la piel, lo que causa flacidez y arrugas prematuras. El secreto de los asiáticos, es que lucen estupendos aún bien entrados en los cincuenta, es precisamente que por preferencias culturales evitan broncearse desde la infancia.   ✔️ Evita las manchas en la piel. El melasma, esas manchas oscuras en el rostro, puede ser ocasionado por las hormonas y hasta por cicatrices de acné, pero es empeorado por la exposición al sol, sobre todo por los rayos UVA. Usar protector solar a diario antes del maquillaje limita la exposición a la radiación y tu piel conservará un tono más uniforme.  ✔️Evita las quemaduras solares, que no sólo son dolorosas sino que producen un daño celular acumulativo.

  • Tu piel tiene memoria ¡Cuídala bien!

    Tu piel tiene memoria ¡Cuídala bien!

    julio 04 2022

    La memoria de la piel no es ningún mito. Es un fenómeno que tiene relación con el daño celular acumulado, producido sobre todo por la exposición solar, y cómo la piel tiene problemas para recuperarse de ello. En este post entenderás que el cómo cuidas tu piel ahora, tendrá un impacto directo en tu salud (y belleza) en el futuro. Un conocimiento que a las generaciones anteriores les hubiese gustado tener. ¡Aprovéchalo!     ¿Cómo funciona la memoria de la piel?    La memoria de la piel es un término acuñado por los dermatólogos para explicar que cuando la piel que ha recibido mucha exposición solar sin protección, tiene un mayor riesgo de sufrir lesiones cutáneas en un futuro. La más grave y temida obviamente son los cánceres de piel (carcinoma, melanoma), aunque también existen numerosas lesiones benignas como los léntigos (manchas solares) o las queratosis actínica, además del fotoenvejecimiento (arrugas, falta de firmeza, tono irregular) y los problemas inflamatorios. Esto pasa porque las radiaciones solares producen daño a nivel del ADN celular.    Tanto los rayos UVA (responsables del envejecimiento prematuro de la piel) como UVB (responsables del bronceado y las quemaduras) producen alteraciones en el ADN de las células de la piel (mutaciones). En un primer momento, estos daños puede repararse, porque las células tienen mecanismos capaces de restaurarlos, pero si el daño es demasiado grande puede llegar a causar la muerte celular, como pasa después de una quemadura solar: la capa más dañada de la piel muere, se desprende y es sustituida por una nueva.    Sin embargo, algunas células pueden escapar de estos mecanismos de control y sobrevivir con ADN mutado. Esas mutaciones estarán presentes en sus células hijas, y de ellas a sus hijas y así sucesivamente, acumulando un gran número de mutaciones. Cuando esto sucede, la piel expresa lesiones y enfermedades, e incluso pueden convertirse en células malignas capaces de generar tumores en la piel.     El riesgo de sufrir estas lesiones aumenta…  ▪️ Por acumulación: cuanto más te expones al sol y cuánto más ha “sufrido la piel” (quemaduras), más riesgo de que la piel exprese lesiones pasados los años.   ▪️ Además, hay estudios que relacionan también la frecuencia de lesiones con la edad: se estima que alrededor del 80% del daño en la piel se gesta antes de los 18 años. ¡La edad de no hacer caso...! Por eso es tan importante proteger la piel de los más pequeños y educarlos para que la cuiden desde temprana edad.     Toma el Sol con precaución Proteger tu piel es prevenir, y por ello es esencial tomar el sol siempre con conciencia y precaución, usando fotoprotectores de amplio espectro, especialmente en la exposición solar. Además, recuerda que aunque la radiación solar es el factor más importante (por ser más directo y agresivo), tu piel también recordará el cuidado (o descuidado) de otros factores: mantenerla hidratada, protegerla de la polución, así como controlar hábitos tóxicos como el consumo de tabaco y alcohol. Y sí, ¡hay más cosas que puedes hacer!   Pack Solares: Facial SPF50  y Corporal SPF30 Ayuda a tu piel a reparar el daño celular   1- Protege tu piel del sol, a diario, y muy especialmente en la exposición solar directa.     2- Usa activos antioxidantes en tu rutina diaria como la niacinamida,  vitamina E o la vitamina C, que ayudarán a tu piel a combatir los radicales libres que atacan a las células de la piel.     3- Ayuda a tu piel a repararse cuando sufra, por ejemplo tras una sobreexposición solar, o a evitar que se pele tras un tratamiento cosmético más agresivo. Para ello te recomendamos nuestro sérum regenerador Skin Factor, con factores de crecimiento epidérmicos de biotecnología verde y vitamina E, que potencia los mecanismos de reparación naturales, ofreciendo alivio, calma y confort a tu piel en tiempo récord.      4- Añade activos protectores del ADN celular (cronopéptidos)    Si los tips anteriores son un básico para evitar el daño celular y el envejecimiento prematuro de la piel, este es uno de los que llevarán tu rutina skincare a otro nivel.   La biotecnología nos ha permitido llegar a los cronopéptidos, activos que tienen la capacidad de proteger nuestro ADN celular.     ¿Recuerdas cuando hablábamos de las mutaciones en las células dañadas? Estas suceden a partir de los telómeros, que son los extremos de una secuencia de ADN (lo protegen), como si sus “brazos” se acortaran.      En Segle Clinical utilizamos un activo biotecnológico protector del ADN a base de péptidos de lavadura y soja que tiene una doble acción: por un lado estabiliza la longitud de los telómeros de ADN y por otro preserva la longevidad de las células.    Puedes encontrar este activo innovador en dos de nuestras gamas: Tinolvital (tratamiento antiedad global con retinol) y Cellular Plus (antiedad, nutritivo y redensificante).    Sérum Tinolvital 30ml Crema Cellular Plus 50ml     ¿Y tú, cómo proteges y cuidas tu piel?  

Productos hechos en España

No testamos

en animales

Muestras en
todas tus compras

Recibe tu pedido
en 48-72h

Cosmética biotecnológica: eficaz, sostenible y transparente

Creemos en la biotecnología verde y azul como medio para aprovechar los recursos que nos da la naturaleza y encontrar ingredientes que nos permitan imaginar, crear y desarrollar nuevos productos aún más eficaces. Es la nueva cosmética biotecnológica. Formulamos nuevos productos con ingredientes extraídos de las plantas (biotecnología verde) y del mar (biotecnología azul) que desde hace milenios viven en medios y ambientes extremos, organismos que han demostrado su eficacia para sobrevivir. A través de procesos biotecnológicos extraemos la esencia de esas células que las hacen especialmente eficaces y resistentes y los transformamos en principios activos de una eficacia superior que podemos aplicar en nuestra piel para regenerarla, protegerla de la polución, del estrés o de la luz azul de las pantallas digitales, etc. Son los extractos de alga espirulina, las células madre de argán, proteínas, y otros nuevos activos biotecnológicos que nos permiten imaginar, crear y desarrollar productos muy eficaces, simplemente aprendiendo de la naturaleza. Combinamos estos activos en las concentraciones y composiciones óptimas para conseguir una eficacia demostrable.
Creemos en el sérum como el formato ideal para conseguir llegar a capas más profundas de la piel, trabajar de forma más específica para cada necesidad y obtener más capacidad de transformar la piel. El sérum facial es un tratamiento intensivo para el cuidado de la piel que actúa en más profundidad que otros formatos, por eso es la forma más eficaz para rejuvenecer la piel y mejorar su estado, consiguiendo resultados más rápidos y duraderos. El sérum nos permite imaginar y crear fórmulas diferentes de cosmética biotecnológica que consiguen resultados más rápidos y eficaces. Queremos ofrecerte lo mejor en innovación y eficacia, en contraste con lo que siempre se ha usado.
Creemos que más fácil siempre es mejor. Por eso, todos nuestros productos son multiacción, actuando sobre varias necesidades al mismo tiempo. Toda nuestra gama de sérums faciales y cremas faciales contienen activos hidratantes y antioxidantes además de otros activos específicos destinados a cada necesidad de la piel. Diseñamos fórmulas complejas para que tú puedas simplificar tu rutina. En menos pasos, más beneficios para tu piel.
Nuestros ingredientes son biotecnológicos, por lo que ahorramos hasta un 99% en extensión de terreno, y un 99% en consumo de agua. La biotecnología cosmética no requiere grandes extensiones de suelo cultivable, ni de consumo de agua. Es libre de pesticidas y herbicidas y reduce significativamente la huella de carbono. Por todo ello la elaboración de nuestros productos tiene un impacto mínimo en el ecosistema del planeta.
Creemos que la transparencia es la base de la confianza. Por eso nos tomamos como una responsabilidad comunicar todos nuestros activos, transmitirte qué es la cosmética biotecnológica y explicarte cómo usar nuestros sérums, cremas y rutinas para aprovecharlos al máximo, y asesorarte de forma transparente sobre qué es lo mejor para tu piel en cada momento.
Creemos que la cosmética es más que belleza y debe cuidar el estado de la piel y a ello estamos entregados.

Leer más