¡Regístrate en nuestra Newsletter!

Regístrate en nuestra Newsletter y recibe nuestras últimas ofertas y novedades

fotoprorección Tag

Segle Clinical / Posts tagged "fotoprorección"

Verano saludable: consejos para cuidar tu piel y tu cuerpo

Las vacaciones de verano son el momento de desconectar del trabajo y las obligaciones y conectar con tu cuerpo. Relajarse a veces conlleva ser más laxa en la dieta y las rutinas de cuidado, pero es importante encontrar un equilibrio para sentirte bien, tener un verano saludable y volver a tu rutina recargada.

Estas son nuestras recomendaciones para un verano saludable, disfrutando del sol y las vacaciones de forma segura. Muchas son básicas y seguro que las conoces, pero a veces conocer el porqué nos ayuda a tomar consciencia de su importancia e interiorizarlo. 

 

1. Hidrátate por dentro y por fuera

Nuestro cuerpo pierde más agua con las altas temperaturas -entre los 2,5 y 3 litros de agua a través del sudor y la respiración, y más si hacemos ejercicio físico-, por lo que debemos compensarlo bebiendo. La deshidratación, además de sequedad, produce síntomas como apatía y cansancio. Para prevenirla en tus vacaciones te recomendamos llevar siempre tu botella de agua reutilizable contigo, aumentar los alimentos más ricos en agua (verduras, frutas y hortalizas) y tener cuidado con el alcohol, ya que aumenta la deshidratación. 

Hidrata tu piel

La piel está compuesta en un 58% por agua y, al estar expuesta, sufre directamente el impacto de las altas temperaturas y otros factores propios del verano como los aires acondicionados, la sal o el cloro de las piscinas. Por ello es importante intensificar la hidratación en estos meses.

Para el cuidado facial, te recomendamos nuestra Mascarilla Hidratación Intensa, que descongestiona, calma y protege la piel gracias a ingredientes naturales como el aloe vera, el extracto de caléndula y de manzanilla o aceite de almendras dulces. También es importante hidratar todo el cuerpo, en Segle Clinical somos fans del aloe vera por sus propiedades antioxidantes, hidratantes, calmantes y regenerantes, ¡una buena crema a base de aloe puede ser tu mejor after sun!

 

2. Sol con moderación y con fotoprotección

Los fans del sol esperamos todo el año este momento. Además de subir unos tonos de piel favorecedores, el sol tiene beneficios para nuestro cuerpo como la producción de vitamina D y la mejora del ánimo, pero es necesario tomarlo con precauciones: evitar las horas de mayor radiación y usar siempre protección solar. Si estás haciendo turismo, cúbrete con ropa clara y fresca y sombreros. De esta manera hacemos prevención no solo del fotoenvejecimiento de la piel, sinó también de la deshidratación y del riesgo de cáncer de piel. 

Fotoprotección

¿Sabías que el 80% del envejecimiento de la piel es consecuencia de la radicación solar? Sobre todo la radiación UVA, pese a no producir quemaduras solares, a largo plazo es responsable del envejecimiento cutáneo prematuro de la piel (fotoenvejecimiento), caracterizado por piel engrosada, con gran sequedad cutánea, profundas arrugas y falta de firmeza. Recomendamos renovarlo frecuentemente cuando tomes el sol, y especialmente practicando deportes acuáticos. 

 

3. Antioxidantes (en la piel y en la dieta)

Los antioxidantes nos protegen frente a la agresión de los radicales libres, una de las principales causas del envejecimiento celular y, por lo tanto, de la piel. 

De hecho, aunque los fotoprotectores son indispensables, únicamente inhiben un 55% de los radicales libres causados por el sol. El 45% restante de radicales se pueden bloquear si además combinamos la acción de un antioxidante en nuestra piel, como la Vitamina C. Desde Segle Clinical te recomendamos las ampollas de Vitamina C, tal como hemos hablado en otros posts. 

Antioxidantes en la dieta

Además de usar los antioxidantes de forma tópica podemos beneficiarnos de su acción en nuestra dieta. Esto merece un post, pero te adelantamos que las vitaminas más antioxidantes son la A, C y E que podemos encontrar en gran cantidad por ejemplo los cítricos, el kiwi, el tomate, el pepino, la zanahoria o la remolacha. La sandía y el melón además son altamente hidratantes. En cuanto a las proteínas podemos optar por el pescado, que contiene más agua y aporta omega 3, también muy antioxidante. 

 

4. Conecta con tu cuerpo

Por último, nuestro consejo es quizás el más difícil: aprovecha tus vacaciones para desconectar bajar el ritmo de vida y conectar con tu cuerpo. Algunas recomendaciones: practicar la respiración consciente, el mindfulness (consciencia plena) o simplemente disfrutar de momentos de autocuidado como hacer estiramientos al aire libre. Slow down!