¡Regístrate en nuestra Newsletter!

Regístrate en nuestra Newsletter y recibe nuestras últimas ofertas y novedades

Antiox 3 Tag

Segle Clinical / Posts tagged "Antiox 3"

Las causas externas del envejecimiento prematuro

La radiación solar es uno de los factores que acelera el envejecimiento de la piel, pero no el único. Conoce todas las causas y aprende a prevenirlo usando cosméticos antioxidantes y antipolución como Skin Factor y la ampollas Antiox3 durante todo el año. 

 

¿Por qué usar antioxidantes todo el año? 

El envejecimiento es un proceso natural, pero hay una serie de factores que pueden acelerarlo. De hecho ahora sabemos que las causas genéticas sólo determinan un 25% del envejecimiento; el 75% restante es debido a causas o agentes externos que incrementan la producción de radicales libres dando lugar a un envejecimiento prematuro, y éstos son los que tenemos que evitar. 

En 2005, Christpher P. Wild, director de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, determinó cuáles son los factores implicados directamente en el envejecimiento: la radiación solar, la polución, el tabaco, la temperatura, la nutrición, el estrés, la falta de sueño y el uso de cosméticos con ingredientes dañinos. Además acuñó el término exposoma, que es la suma de la exposición de una persona a estos agentes a lo largo de su vida. A mayor exposoma, mayor envejecimiento. 

En la piel, el aging se manifiesta con signos como la deshidratación intensa, arrugas profundas, pérdida de firmeza y elasticidad, tono opaco y amarillento, o manchas y pigmentaciones irregulares. Prevenir es siempre mejor que tratar, por eso conocer los factores es esencial para  evitar el envejecimiento prematuro.

 

Radiación solar

Tanto los rayos de luz visible (VIS) como la radiación ultravioleta (UVA y UVB) y los infrarrojos (IR) impactan sobre la piel provocando el temido fotoenvejecimiento, que consiste en la degradación de la matriz extracelular de la piel, provocando la reducción de la síntesis de moléculas como el colágeno o elastina (por eso produce arrugas y falta de firmeza y elasticidad). Además, produce las temidas manchas o alteraciones en la pigmentación de la piel. Por eso se hace tanto hincapié en usar fotoprotección, aunque “no haga sol” y durante todo el año. De hecho, hay estudios que evidencian que las personas que no utilizan fotoprotección solar diaria envejecen un 24% más que aquellas que sí lo utilizan. 

 

Polución

La piel es porosa, y por eso puede captar las partículas contaminantes finas que hay en la atmósfera, como sulfatos, nitratos, carbón, hidrocarburos, metales pesados o gases. Además la polución también se relaciona con la deshidratación, irritabilidad y alergias, ya que estas sustancias tóxicas afectan a la barrera protectora natural de la piel (microbiota cutánea). Es por ello que la cosmética antipolución es una tendencia: nace de una necesidad, especialmente de las personas que viven en ciudades. 

Los otros factores ambientales son el tabaco, que provoca una gran cantidad de radicales libres (estrés oxidativo)  simplemente por estar expuesto al humo, y la temperaturas extremas, que afectan sobre todo a manos, cara y escote, produciendo sobre todo deshidratación profunda. , arrugas, irregularidades en el tono de la piel, falta de luminosidad (la famosa piel apagada) y falta de elasticidad y firmeza (por disminuir la síntesis de los fibroblastos que son las fábricas de colágeno y elastina de la piel).

 

Nutrición

Evidentemente lo que consumimos también afecta a nuestras células, y es quizás donde más evidencia científica encontramos. Una dieta rica en frutas y verduras puede retrasar el envejecimiento, por su alto contenido en antioxidantes, vitaminas y minerales, así como los alimentos ricos en Omega 3. Por contra, la “comida basura” o un exceso de alcohol, azúcares, lácteos y carnes rojas, acelera la oxidación celular (envejecimiento) y existe una tendencia al acné y problemas inflamatorios. 

 

El estrés y la falta de sueño

Cuando tenemos estrés nuestro cuerpo fabrica la hormona cortisol, que causa deshidratación profunda en la piel y disminuye su barrera protectora. Además, el estrés crónico afecta al correcto funcionamiento del sistema inmune y daña el ADN celular: factores vinculados con el envejecimiento y con problemas inflamatorios como la dermatitis o la rosácea. A la vez, la falta de sueño implica menor capacidad de las células para repararse. 

 

Como ves, estamos expuestos constantemente -no sólo en verano-, así que si queremos evitar envejecimiento prematuro, debemos protegernos siempre. La buena noticia es que muchos factores son hábitos de estilo de vida, y por lo tanto podemos evitarlos o gestionarlos mejor. Además, también nos ayudará a prevenir muchas enfermedades. Para compensar el resto, la protección solar y los antioxidantes son la mejor opción, tanto por vía oral (en otro post detallaremos los alimentos y nutrientes más antioxidantes!) como por vía tópica. A continuación encontrarás los cosmecéuticos que te recomendamos para protegerte. 

 

Cosméticos antioxidantes

Skin Factor: antiedad, antioxidante, antipolución 

El sérum Skin Factor es un tratamiento antiedad global para protegernos del envejecimiento acelerado, especialmente por la polución. Su fórmula contiene activos biotecnológicos vehiculizados en formas farmacéuticas más evolucionadas, que presentan efecto de liberación sostenida en el tiempo para una protección eficaz durante todo el día:

 

  • Factores de crecimiento epidérmicos, con grandes propiedades regeneradoras, restauradoras y antioxidantes. Restaura las pieles más sensibles y dañadas, revitaliza y fortalece la piel y mejora su elasticidad. En combinación con Ácido Hialurónico atenúa las arrugas, tanto en volumen como en profundidad.    
  • Zirhafirm®: promueve la actividad de los fibroblastos, que son las células que fabrican el colágeno y la elastina. También mejora la estructura y la cohesión entre las capas de la epidermis y la dermis, consiguiendo un efecto reafirmante y remodelador del óvalo facial.
  • Vitamina E: Antioxidante por excelencia en cosmética. Protege las membranas celulares de los radicales libres (causados por los factores que hemos visto, como la polución).
  • Ácido Hialurónico y colágeno marino: hidratan y protegen la piel, y aumentan la elasticidad y firmeza.

 

Combinado con la crema Skin Factor potencia su efecto antioxidante e hidratante, y se convierte en un tratamiento calmante y antiinflamatiorio para la piel al sumar activos como la secreción de baba de caracol, el silicio orgánico, zinc o la manteca de karité.

 

Ampollas Antiox3: triple poder Antioxidante

Su poder antioxidante, anti-radicales libres es debido a:

  • Vitamina C pura al 15% con acción despigmentante y aclarante de las manchas, ilumina y unifica el tono de la piel.
  • Vitamina E
  • Resveratrol, un activo procedente de la uva que tiene potentes antioxidantes que protegen a las células de la piel de los radicales libres.

 Además tiene una alta concentración de proteoglicanos vegetales que aportan elasticidad e hidratación a la piel, mejorando su luminosidad y firmeza.

 

Verano saludable: consejos para cuidar tu piel y tu cuerpo

Las vacaciones de verano son el momento de desconectar del trabajo y las obligaciones y conectar con tu cuerpo. Relajarse a veces conlleva ser más laxa en la dieta y las rutinas de cuidado, pero es importante encontrar un equilibrio para sentirte bien, tener un verano saludable y volver a tu rutina recargada.

Estas son nuestras recomendaciones para un verano saludable, disfrutando del sol y las vacaciones de forma segura. Muchas son básicas y seguro que las conoces, pero a veces conocer el porqué nos ayuda a tomar consciencia de su importancia e interiorizarlo. 

 

1. Hidrátate por dentro y por fuera

Nuestro cuerpo pierde más agua con las altas temperaturas -entre los 2,5 y 3 litros de agua a través del sudor y la respiración, y más si hacemos ejercicio físico-, por lo que debemos compensarlo bebiendo. La deshidratación, además de sequedad, produce síntomas como apatía y cansancio. Para prevenirla en tus vacaciones te recomendamos llevar siempre tu botella de agua reutilizable contigo, aumentar los alimentos más ricos en agua (verduras, frutas y hortalizas) y tener cuidado con el alcohol, ya que aumenta la deshidratación. 

Hidrata tu piel

La piel está compuesta en un 58% por agua y, al estar expuesta, sufre directamente el impacto de las altas temperaturas y otros factores propios del verano como los aires acondicionados, la sal o el cloro de las piscinas. Por ello es importante intensificar la hidratación en estos meses.

Para el cuidado facial, te recomendamos nuestra Mascarilla Hidratación Intensa, que descongestiona, calma y protege la piel gracias a ingredientes naturales como el aloe vera, el extracto de caléndula y de manzanilla o aceite de almendras dulces. También es importante hidratar todo el cuerpo, en Segle Clinical somos fans del aloe vera por sus propiedades antioxidantes, hidratantes, calmantes y regenerantes, ¡una buena crema a base de aloe puede ser tu mejor after sun!

 

2. Sol con moderación y con fotoprotección

Los fans del sol esperamos todo el año este momento. Además de subir unos tonos de piel favorecedores, el sol tiene beneficios para nuestro cuerpo como la producción de vitamina D y la mejora del ánimo, pero es necesario tomarlo con precauciones: evitar las horas de mayor radiación y usar siempre protección solar. Si estás haciendo turismo, cúbrete con ropa clara y fresca y sombreros. De esta manera hacemos prevención no solo del fotoenvejecimiento de la piel, sinó también de la deshidratación y del riesgo de cáncer de piel. 

Fotoprotección

¿Sabías que el 80% del envejecimiento de la piel es consecuencia de la radicación solar? Sobre todo la radiación UVA, pese a no producir quemaduras solares, a largo plazo es responsable del envejecimiento cutáneo prematuro de la piel (fotoenvejecimiento), caracterizado por piel engrosada, con gran sequedad cutánea, profundas arrugas y falta de firmeza. Recomendamos renovarlo frecuentemente cuando tomes el sol, y especialmente practicando deportes acuáticos. 

 

3. Antioxidantes (en la piel y en la dieta)

Los antioxidantes nos protegen frente a la agresión de los radicales libres, una de las principales causas del envejecimiento celular y, por lo tanto, de la piel. 

De hecho, aunque los fotoprotectores son indispensables, únicamente inhiben un 55% de los radicales libres causados por el sol. El 45% restante de radicales se pueden bloquear si además combinamos la acción de un antioxidante en nuestra piel, como la Vitamina C. Desde Segle Clinical te recomendamos las ampollas de Vitamina C, tal como hemos hablado en otros posts. 

Antioxidantes en la dieta

Además de usar los antioxidantes de forma tópica podemos beneficiarnos de su acción en nuestra dieta. Esto merece un post, pero te adelantamos que las vitaminas más antioxidantes son la A, C y E que podemos encontrar en gran cantidad por ejemplo los cítricos, el kiwi, el tomate, el pepino, la zanahoria o la remolacha. La sandía y el melón además son altamente hidratantes. En cuanto a las proteínas podemos optar por el pescado, que contiene más agua y aporta omega 3, también muy antioxidante. 

 

4. Conecta con tu cuerpo

Por último, nuestro consejo es quizás el más difícil: aprovecha tus vacaciones para desconectar bajar el ritmo de vida y conectar con tu cuerpo. Algunas recomendaciones: practicar la respiración consciente, el mindfulness (consciencia plena) o simplemente disfrutar de momentos de autocuidado como hacer estiramientos al aire libre. Slow down! 

Especial Vitamina C

Normalmente oimos hablar mucho sobre la Vitamina C y los «radicales libres», «estrés oxidativo», «oxidación» , «antioxidantes» y los efectos en nuestra piel y organismo, pero, ¿sabemos en qué consisten?.

¿Qué es un radical libre?

Nuestras células necesitan oxígeno para vivir, ya que es nuestro principal combustible. Sin embargo, este oxígeno tan necesario, también es fuente de algo no tan  positivo: genera los denominados «radicales libres».

Los radicales libres son moléculas inestables que tenderán a robar electrones a moléculas cercanas para alcanzar su estabilidad. A su vez, la molécula dañada tenderá a robar también, los electrones que le faltan, a las que tiene a su alrededor; así, se realiza una acción en cadena que puede provocar la destrucción celular. Este proceso de daño es la denominada «oxidación».

Nuestro organismo genera de forma natural los radicales libres en pequeñas cantidades, pero hay determinados desencadenantes externos que provocan la proliferación de los mismos. Estamos hablando, por ejemplo, del tabaco, el alcohol, las radiaciones solares o la contaminación ambiental.

Función de los Antioxidantes

Una cierta cantidad de radicales libres en nuestro organismo es perfectamente normal, el problema aparece cuando hay un exceso de radicales libres. Nuestro organismo se ve incapaz de contrarrestar esta actividad. Para combatirlos resulta básico hacer uso de sustancias antioxidantes, tanto en la alimentación, en la cosmética, como en los complementos para compensar esta agresión. Nuestro cuerpo no es capaz de sintetizarlos por sí mismo, de forma natural, por tanto la única vía de obtenerlos es a través del exterior en forma de alimentos, complementos dietéticos y cosméticos que los incluyan.

Los antioxidantes liberan electrones en nuestra sangre que son captados por esas moléculas inestables para conseguir su estabilidad. De esta forma, no precisan recurrir al daño de otras moléculas; de ahí la importancia de incorporar de forma externa antioxidantes a nuestro cuerpo.

Los antioxidantes, como vemos, se convierten en un sistema de protección altamente efectivo frente al envejecimiento.

Si tenemos en cuenta que el 80% del envejecimiento de la piel es consecuencia del fotoenvejecimiento, la solución, por ahora, recae en los fotoprotectores, pero éstos únicamente inhiben un 55% de los radicales libres causados por el sol.

Este 45% restante de radicales se pueden bloquear si además combinamos la acción de un antioxidante. En Segle Clinical os recomendamos esta doble defensa, combinando fotoprotección con acción antioxidante y logrando un bloqueo de hasta de un 98% de los radicales libres fotoinducidos.

Vitamina C, el mejor antioxidante para un plan de recuperación facial

El ácido ascórbico o más comumente conocido como Vitamina C, es una molécula fundamental para que el proceso de reparación y desarrollo de todos los tejidos de nuestro organismo se lleve a cabo con éxito. Gracias a su poder antioxidante directo, posee la capacidad de bloquear el daño producido por los radicales libres, que por otra parte, son los causantes del envejecimiento prematuro de nuestra piel.

Y no hay que vanalizar el concepto de antioxidante en la vitamina C. Muchas vitaminas C de marcas cosméticas, no funcionan como tal y se quedan como meros correctores a nivel superficial de la piel. Para que una Vitamina C antioxidante funcione como captador de radicales libres debe cumplir tres requisitos:

  • Altísimo grado de pureza de sus principios activos: por ejemplo, sólo se pueden utilizar formulaciones con ácido L-ascórbico puro, no valen sales como palmitatos o vitaminas C fosforiladas o glucosiladas.
  • Concentración idónea del 8 al 20%.
  • pH ácido del producto de 3,5.

 Desde Segle Clinical queremos presentaros nuestras ampollas con Vitamina C, específicas para cada tipo de piel y sus necesidades:

Segle Clinical Antiox3, ampollas

Ampollas Antiox3 Vitamina C, Proteoglicanos, Resveratrol

La combinación de Vitamina C pura al 15% junto al Resveratrol puro y Vitaminas A y E hace que sea una potente triple fórmula antioxidante, reparadora de los radicales libres originados por la piel por la exposición solar y el estrés oxidativo ambiental.

Los proteoglicanos al 3%, provenientes de la soja aportan un efecto hidratante, reafirmante y actúan como fotoprotector biológico, reparando el ADN celular.

El Sérum Facial Antiox3 de Segle Clinical está especialmente indicado como tratamiento del envejecimiento prematuro y correctivo de los signos de fotoenvejecimiento y envejecimiento natural como manchas, arrugas, flacidez, piel apagada…

Efecto Inmediato: efecto de luminosidad Flash.

Efecto a Largo Plazo: Efecto hidratante y reafirmante. Unifica el tono de la piel, aclarando manchas.

Puedes encontrarlas en envase de 10 ampollas y 30 ampollas.

Segle Clinical Vital C Forte, ampollas

Ampollas Vital C Forte Vitamina C, Ácido Tióctico

 

Las ampollas antioxidante Vital C Forte contienen un sérum con Vitamina C concentrada al 15%, reforzado con Ácido Tióctico para conferir al producto una mayor acción antioxidante. Sus activos están indicados para todo tipo de pieles para prevenir y corregir los signos del envejecimiento cutáneo:

– Combaten la acción de los radicales libres.

– Ejercen acción blanqueadora de manchas provocadas por fotoenvejecimiento.

– Difuminan las arrugas y líneas de expresión muy marcadas, aportando luminosidad y tersura.

– En pieles grasas ayudan a cerrar los poros.

El Ácido Tióctico es uno de los más potentes antioxidantes. Tiene la capacidad de atravesar fácilmente las membranas celulares, actuando tanto en medios lipófilos como hidrófilos, por lo que es efectivo frente al estrés oxidativo y previene del daño celular en muchos lugares del organismo. Indirectamente, actúa también regenerando o reciclando otros antioxidantes presentes en la sangre como la Vitamina C.

Puedes encontrarlas en envase de 10 ampollas de 2 ml.

Segle Clinical Vital C, ampollas

Ampollas Vital C 8% Vitamina C

El pack Segle Clinical Vital C ampollas está indicado para pieles sensibles, apagadas o fotoenvejecidas. Ofrece luminosidad, estimula la síntesis de colágeno y elastina y aporta tersura y clarifica el tono de la piel del rostro gracias a su concentración de Vitamina C al 8%.

El pack de Segle Clinical Vital C basa su efectividad en la combinación de ingredientes:

– La vitamina C al 8% estimula la producción de colágeno y elastina por parte de la piel. Aporta mucha luminosidad al rostro y tiene un gran poder antioxidante.

– Extracto de Ginkgo Biloba (15%), que tiene actividad antioxidante por captación de radicales libres e inhibición de la generación de especies reactivas de oxígeno. Protege la piel de agentes antioxidantes. También estimula la regeneración celular. Tiene un alto contenido en flavonoides, por lo que previene los signos visibles del envejecimiento.

Inmediatamente: Efecto luminosidad flash.

Efecto Largo Plazo: Efecto tonificante y reafirmante.

Puedes encontrarlo en envase de 10 ampollas de 2 ml

Nuestro truco de belleza

Podéis utilizar cualquiera de nuestras vitaminas C como tratamiento de recuperación de la vitalidad de tu piel. ¿Cómo lo conseguimos? Primer paso Limpiar bien la piel o exfoliarla con la solución de Glicolmix durante media hora, retirar con agua abundatemente y aplicar una dosis de las ampollas de Vital C Forte en cara, cuello, escote o dorso de la mano y dejar actuar. La piel cobra luminosidad y claridad, disimulando manchas e imperfecciones y consiguiendo una tez uniforme.