¡Regístrate en nuestra Newsletter!

Regístrate en nuestra Newsletter y recibe nuestras últimas ofertas y novedades

Qué es un sérum y cómo aplicarlo

Qué es un sérum y cómo aplicarlo

Los sérums se están convirtiendo en un producto estrella del cuidado facial, imprescindibles para potenciar la belleza de la piel. Sin embargo, todavía hay mucho desconocimiento sobre su uso y cómo integrarlo en nuestra rutina facial. 

¿Qué es un sérum? 

Un sérum es un super concentrado de principios activos, presentado en una textura fluida y ligera. Gracias a esto, la piel absorbe los activos rápidamente y penetran mejor en la epidermis, actuando así de forma más directa y potente que en el caso de una crema. 

Los sérums tienen la capacidad de activar a las células de la piel desde el interior para regenerarla, hidratarla en profundidad, etc… algo que empieza a ser necesario a partir de los 30 años, cuando aparecen las primeras arrugas de expresión y notamos otros cambios como una piel más apagada, o que no soporta tan bien como antes el cansancio acumulado, la climatología, los cambios hormonales…

Las principales diferencias del sérum respecto a una crema son: 

  • Textura mucho más ligera y concentración más alta de activos
  • Penetra en las capas más profundas de la epidermis, por lo que trabaja la piel desde el interior y de forma específica: mejora una función determinada de la piel.
  • Las cremas, por el contrario, tienen una función más hidratante y protectora (se quedan en la superficie de la epidermis). 

Además, tienen otros beneficios, como que por ejemplo que su dosificador ayuda a usar la cantidad adecuada, por tanto, ¡cunden mucho!, y que son perfectos para pieles grasas, mixtas o para los hombres por su rapidez de absorción en la piel, ya que no dejan sensación grasa. 

 

¿Qué diferencia los sérums Segle Clinical? 

En primer lugar, nuestros sérums son cosmecéuticos: cosméticos que especializados en el cuidado antiaging y que van más allá de la cosmética clásica que se basa en la limpieza, hidratación y protección de la piel. Los cosmecéuticos contienen activos muy específicos y en altas concentraciones para trabajar la piel desde el interior y aportar una diferencia visible a corto y largo plazo. 

En Segle Clinical somos especialistas en sérums con textura mucho más ligera que llegan a las capas más profundas de la epidermis trabajando a nivel específico la piel. 

Además, nuestras fórmulas son multicorrección: cada sérum es un tratamiento intensivo que contiene más de un activo, para tratar el conjunto de los signos de la edad, desde los visibles a los más profundos. Todos nuestros sérums contienen: 

  • Una base hidratante
  • Antioxidantes que actúan captando el exceso de radicales libres y previniendo el envejecimiento prematuro
  • Un conjunto de activos específicos para tratar una necesidad de la piel. Trabajamos crono-péptidos que protegen el ADN celular para retrasar el envejecimiento, péptidos con efecto Bótox-like, factores de crecimiento con un gran poder regenerador, celulas madre vegetales, activos tensores de efecto flash, DMAE, etc. 

Gracias a esto no sólo logramos prevenir el envejecimiento y tratar los signos de la edad, si no que también logramos revertirlos. La piel rejuvenece, se transforma. 

 

¿Cómo integrar el sérum en tu rutina? 

Gracias su base hidratante, los sérums Segle clinical pueden usarse como tratamiento único (sin necesidad de una crema posterior) en el caso de pieles grasas, mixtas, o según la estación del año (en verano por ejemplo). Sin embargo, la pieles más secas y/o maduras pedirán un complemento de hidratación, por lo que recomendamos aplicar la crema de tratamiento, siempre después del sérum. Según nuestra experiencia, el tratamiento de un sérum Segle Clinical con su respectiva crema actúa en sinergia potenciando los beneficios. 

 

¿Cómo aplicar el sérum? 

Es importante hacerlo con la piel limpia y antes de la crema hidratante habitual (si se usa). Para potenciar y aprovechar todos sus beneficios recomendamos aplicarlo con esta técnica: 

1) Sitúa las yemas de los dedos en el centro de la frente con ambas manos y presiona levemente durante unos segundos, repitiendo el proceso por toda la zona desde el interior hacia el exterior.

 

2) Coloca bajo los ojos las yemas de tres dedos y presiona durante unos segundos. Repite el movimiento a lo largo de todo el pómulo, acompañándolo de una ligera presión.

 

3) Haz lo mismo en la zona de las mejillas, justo debajo del pómulo. No te olvides del cuello. Presiona sobre él suavemente con la palma de la mano desde el escote hasta la parte trasera del cuello y pasando por el mentón con un suave masaje. 

 

Y tú, ¿cómo usas tu sérum en tu rutina habitual? ¡Deja tu comentario!

 

No Comments
Leave a Comment