¿Por qué es importante exfoliar la piel?

Todos necesitamos exfoliar nuestra piel. La exfoliación, o peeling en inglés, es la acción de eliminar las células muertas de la capa más superficial de la piel junto con otras impurezas. Aquí te contamos porque es un hábito imprescindible en cualquier rutina de belleza, y qué tipos de exfoliantes tienes para hacerlo. 

¿Por qué necesitamos exfoliar nuestra piel? 

Las células de nuestra piel se renuevan periódicamente: nacen en la parte inferior de la epidermis, suben al exterior, mueren y se descaman de forma natural. Este proceso normalmente dura un mes, pero a medida que la piel envejece pierde velocidad de renovarse: las células muertas se acumulan en la superficie de la piel (en la capa más superficial, llamada estrato córneo).

Y no solo células muertas: también se acumulan impurezas que no siempre se eliminan al 100% con la limpieza diaria, como la grasa, sudor, restos de cosméticos o polución.

Además, delante de la agresión que supone el sol, la piel responde aumentando el estrato córneo, y este engrosamiento nos da un aspecto apagado, con textura rugosa y mate. Una piel desvitalizada.

Por eso es importante exfoliar la piel, elimiando estas capas y activando la microcirculación. Así ayudamos a nuestra piel a renovarse y mejorar su aspecto, textura y tono. También conseguimos desobstruir los poros, previniendo la aparición de acné, puntos negros e imperfecciones. 

La exfoliación un paso esencial en cualquier rutina facial en todas las edades (a partir de la adolescencia) y en todos los tipos de piel. Nos ayuda a mantener una piel sana, limpia, suave y luminosa. 

Además exfoliar la piel también potencia la eficacia de los tratamientos posteriores, ya que los activos penetrarán mejor en la piel. 

 

Tipos de exfoliantes

Existen diferentes maneras de exfoliar nuestra piel. ¿Cuáles conocías?

 1. Exfoliante físico o scrub: son cremas o geles que contienen pequeñas partículas abrasivas que al masajear sobre la piel rascan y arrastran los restos de células muertas. Es el tipo de exfoliante más conocido, es fácil de usar y generalmente económico.

Es importante usar siempre scrubs con gránulos de origen natural, ya que los productos que usan microplásticos contaminan nuestros océanos.

Nuestra Exfoliante volcánica suave tiene microcristales de lava volcánica, que tiene propiedades antimicrobianas y evita las reacciones alérgicas. Además contiene activos naturales que ayudan a regenerar y suavizar la piel como el extracto de flor de manzanilla, alantoína y Vitamina E.  

2. Exfoliante químico (peeling): consiste en aplicar uno o varios ácidos naturales que consiguen deshacer la unión entre las células muertas de la capa más externa de la piel, haciendo que estas se desprendan más fácilmente. A diferencia del scrub, no es necesario masajear ni arrastar:

 

Ventaja: la ventaja del peeling químico es que consigue una exfoliación más profunda y desde el interiorse trata de moléculas muy pequeñas que penetran muy fácilmente en la epidermis. Ahí activan la renovación celular, obteniendo más beneficios para la piel suavizar manchas o tener efecto antiaging.  
¡Los AHA’s son unos de estos ácidos! Entre ellos encontramos el activos como el ácido glicólico, el ácido láctico o el ácido cítrico. 
Glicolmix es nuestro peeling químico que combina estos 3 ácidos para una potente acción renovadora.   
 
  3) Exfoliante o peeling enzimáticoes otro tipo de peeling que funciona aplicando enzimas (proteínas) que provienen de la piña o papaya. Estas actúan de una forma muy similar a los ácidos, pero de forma menos instensa y profunda.  

Ventaja: aunque son menos potentes que los ácidos pueden ser una buena opción para las pieles más sensibles o reactivas que no toleran los AHA’s 

 

¿Qué exfoliante escoger?  

El tipo de exfoliación dependerá de nuestro objetivo y de nuestras preferencias. De hecho, ¡puedes combinarlas!  Aquí te dejamos algunas claves: 

Usa un peeling químico si buscas... 

  • Mejorar la textura de la piel, eliminando marcas y cicatrices. 
  • Reducir manchas, unificar el tono de piel. 
  • Un efecto antiaging, suavizando arrugas y potenciando la elasticidad y firmeza.  
  • Regular la secreción sebácea 
  • Probar cosas nuevas 😉  

Usa un exfoliante mecánico...  

  • Cuando te apetezca darte un masaje exfoliante 
  • En verano si estás tomando el sol y quieres mantener una piel suave y bronceado uniforme. 

Usa un peeling enzimático si tienes una piel sensible o reactiva y no has tolerado bien los AHA’s del peeling químico (tu piel se irrita).  

 

¿Y tú qué tipo de exfoliante sueles usar? ¿Has probado Glicolmix? 

 

Dejar comentario

Todos los comentarios son revisados antes de ser publicados