¿Quieres una piel más bonita? Incluye la espirulina en tu neceser de básicos

Fabulosos bols llenos de fruta en color azul ocupan día sí y día también el feed de nuestras redes sociales favoritas (dándonos bastante hambre, dicho sea de paso). Unos platos muy llamativos que le deben ese resultado -digno de filtro de Instagram- a la espirulina. Y es que más allá de su fotogénico aspecto, aplicar el alga a los alimentos ha sido una revolución foodie. Ya que es rica en proteínas, vitaminas y minerales ya hay un ejército de fans que la han incluido en su dieta como suplemento nutricional. Pero no solo nos podemos beneficiar de sus propiedades echándole una cucharadita al plato.  

De la espirulina lo que más conocemos es su capacidad de alegrar los smoothiespuddings o cualquier receta que se nos ocurra y sus propiedades nutritivas, sí. Pero vas a alucinar cuando te contemos por qué, además, es un gran aliado para la belleza como cosmético. 

Alga espirulina líquida

Aunque la mayoría relacionamos las algas con la playa, lo cierto es que la espirulina es un organismo de agua dulce y crece en ríos o en lagos. Si te apetece verla de cerca, en España la encuentras, por ejemplo, en lagos pirenaicos. Su función principal, además de hacer la fotosíntesis, es repararse a sí misma el ADN.  

Es decir, cada vez que sufre algún daño, sus propias enzimas se encargan de restaurar la molécula. ¿Te imaginas ya por qué la industria cosmética le ha visto tanto potencial? 

Efectivamente, por su poder a la hora de regenerar la piel. 

Se repara a sí misma (y hace lo mismo con tu piel)

Ser antioxidante no es el único secreto que esconde la espirulina. Con sus pigmentos azules podrás tomar el sol con la tranquilidad de que tu piel no sufrirá las consecuencias de la radiación. Y es que el alga desarrolló este sistema para aguantar la exposición al sol creando su propio escudo protector que evita la oxidación en las células. 

Vale, ¿pero eso en qué se traduce en tu piel, que es lo que realmente te interesa? Pues para empezar corrige las manchas de la edad reduciendo la acumulación de melanina –la responsable de que, tras tomar el sol, se oscurezcan zonas concretas del rostro-. Resumen, hace que la piel se vea mucho más luminosa (que para qué necesitas highlighter si la espirulina ya te hace brillar sola).  

Que proteja del daño que nos produce la luz solar siempre nos va a venir bien, sobre todo porque vivimos en un país donde cada vez quema más el sol. Sí, sí, como lo lees, según los Investigadores de la Universidad de Gerona y del Instituto Federal de Tecnología de Zúrich la radiación que nos llega aumenta cada década. Pero no es la única razón por la que deberíamos pasar la espirulina del estante de la cocina al neceser del baño. 

¿Arrugas? ¿Eso qué es?

Hemos dicho que tu piel se verá más brillante y sana, que será tu mejor aliada para el día a día plantándole cara a la radiación solar –literalmente- pero, además, tendrás un cutis firme porque hará que te despidas de las arrugas. 

Bueno, no completamente, las cosas como son. Pero sí que reduce su profundidad (¿se te ocurre una mejor máquina del tiempo?). Esto es gracias a que evita que se destruyan las fibras de colágeno y elastina, así que te verás la piel perfecta. Espirulina, ¡tu nueva bff! 

Alga espirulina cosméticos sérums

A diferencia de la que se emplea para la alimentación, no verás la espirulina que se usa para la piel como polvo verde –y no, tampoco te va a dejar la cara azul como un pitufo por mucho que sus pigmentos sean de este color-. Y aunque no hace falta que entremos en detalles de su viaje para llegar de la superficie del lago a la profundidad de tu epidermis, sí tienes que saber que consigue mediante un proceso sostenible.

Y es que la biotecnología azul permite que se extraigan los activos del alga de forma eficiente (sin tener que dedicar ni grandes espacios ni desperdiciar recursos). La forma de que los encontremos en cremas o sérums y no perjudique al medio ambiente. ¿Qué mejor que cuidarte y, a la vez, cuidar el planeta? 

Con estos procesos, la espirulina queda de una textura tan ligera que es la que se añade al cosmético (junto con otros componentes como sucede en el sérum Blue Balance). ¿Las ventajas? Que penetra con mucha facilidad en la piel absorbiéndose enseguida y, además, llegando a las capas más profundas, que es lo que hace que su poder hidratante sea tan potente 💪.

Dejar comentario

Todos los comentarios son revisados antes de ser publicados