¡Regístrate en nuestra Newsletter!

Regístrate en nuestra Newsletter y recibe nuestras últimas ofertas y novedades

octubre 2019

Segle Clinical / 2019 / octubre

Qué es un sérum y cómo aplicarlo

Los sérums se están convirtiendo en un producto estrella del cuidado facial, imprescindibles para potenciar la belleza de la piel. Sin embargo, todavía hay mucho desconocimiento sobre su uso y cómo integrarlo en nuestra rutina facial. 

¿Qué es un sérum? 

Un sérum es un super concentrado de principios activos, presentado en una textura fluida y ligera. Gracias a esto, la piel absorbe los activos rápidamente y penetran mejor en la epidermis, actuando así de forma más directa y potente que en el caso de una crema. 

Los sérums tienen la capacidad de activar a las células de la piel desde el interior para regenerarla, hidratarla en profundidad, etc… algo que empieza a ser necesario a partir de los 30 años, cuando aparecen las primeras arrugas de expresión y notamos otros cambios como una piel más apagada, o que no soporta tan bien como antes el cansancio acumulado, la climatología, los cambios hormonales…

Las principales diferencias del sérum respecto a una crema son: 

  • Textura mucho más ligera y concentración más alta de activos
  • Penetra en las capas más profundas de la epidermis, por lo que trabaja la piel desde el interior y de forma específica: mejora una función determinada de la piel.
  • Las cremas, por el contrario, tienen una función más hidratante y protectora (se quedan en la superficie de la epidermis). 

Además, tienen otros beneficios, como que por ejemplo que su dosificador ayuda a usar la cantidad adecuada, por tanto, ¡cunden mucho!, y que son perfectos para pieles grasas, mixtas o para los hombres por su rapidez de absorción en la piel, ya que no dejan sensación grasa. 

 

¿Qué diferencia los sérums Segle Clinical? 

En primer lugar, nuestros sérums son cosmecéuticos: cosméticos que especializados en el cuidado antiaging y que van más allá de la cosmética clásica que se basa en la limpieza, hidratación y protección de la piel. Los cosmecéuticos contienen activos muy específicos y en altas concentraciones para trabajar la piel desde el interior y aportar una diferencia visible a corto y largo plazo. 

En Segle Clinical somos especialistas en sérums con textura mucho más ligera que llegan a las capas más profundas de la epidermis trabajando a nivel específico la piel. 

Además, nuestras fórmulas son multicorrección: cada sérum es un tratamiento intensivo que contiene más de un activo, para tratar el conjunto de los signos de la edad, desde los visibles a los más profundos. Todos nuestros sérums contienen: 

  • Una base hidratante
  • Antioxidantes que actúan captando el exceso de radicales libres y previniendo el envejecimiento prematuro
  • Un conjunto de activos específicos para tratar una necesidad de la piel. Trabajamos crono-péptidos que protegen el ADN celular para retrasar el envejecimiento, péptidos con efecto Bótox-like, factores de crecimiento con un gran poder regenerador, celulas madre vegetales, activos tensores de efecto flash, DMAE, etc. 

Gracias a esto no sólo logramos prevenir el envejecimiento y tratar los signos de la edad, si no que también logramos revertirlos. La piel rejuvenece, se transforma. 

 

¿Cómo integrar el sérum en tu rutina? 

Gracias su base hidratante, los sérums Segle clinical pueden usarse como tratamiento único (sin necesidad de una crema posterior) en el caso de pieles grasas, mixtas, o según la estación del año (en verano por ejemplo). Sin embargo, la pieles más secas y/o maduras pedirán un complemento de hidratación, por lo que recomendamos aplicar la crema de tratamiento, siempre después del sérum. Según nuestra experiencia, el tratamiento de un sérum Segle Clinical con su respectiva crema actúa en sinergia potenciando los beneficios. 

 

¿Cómo aplicar el sérum? 

Es importante hacerlo con la piel limpia y antes de la crema hidratante habitual (si se usa). Para potenciar y aprovechar todos sus beneficios recomendamos aplicarlo con esta técnica: 

1) Sitúa las yemas de los dedos en el centro de la frente con ambas manos y presiona levemente durante unos segundos, repitiendo el proceso por toda la zona desde el interior hacia el exterior.

 

2) Coloca bajo los ojos las yemas de tres dedos y presiona durante unos segundos. Repite el movimiento a lo largo de todo el pómulo, acompañándolo de una ligera presión.

 

3) Haz lo mismo en la zona de las mejillas, justo debajo del pómulo. No te olvides del cuello. Presiona sobre él suavemente con la palma de la mano desde el escote hasta la parte trasera del cuello y pasando por el mentón con un suave masaje. 

 

Y tú, ¿cómo usas tu sérum en tu rutina habitual? ¡Deja tu comentario!

 

Las causas externas del envejecimiento prematuro

La radiación solar es uno de los factores que acelera el envejecimiento de la piel, pero no el único. Conoce todas las causas y aprende a prevenirlo usando cosméticos antioxidantes y antipolución como Skin Factor y la ampollas Antiox3 durante todo el año. 

 

¿Por qué usar antioxidantes todo el año? 

El envejecimiento es un proceso natural, pero hay una serie de factores que pueden acelerarlo. De hecho ahora sabemos que las causas genéticas sólo determinan un 25% del envejecimiento; el 75% restante es debido a causas o agentes externos que incrementan la producción de radicales libres dando lugar a un envejecimiento prematuro, y éstos son los que tenemos que evitar. 

En 2005, Christpher P. Wild, director de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, determinó cuáles son los factores implicados directamente en el envejecimiento: la radiación solar, la polución, el tabaco, la temperatura, la nutrición, el estrés, la falta de sueño y el uso de cosméticos con ingredientes dañinos. Además acuñó el término exposoma, que es la suma de la exposición de una persona a estos agentes a lo largo de su vida. A mayor exposoma, mayor envejecimiento. 

En la piel, el aging se manifiesta con signos como la deshidratación intensa, arrugas profundas, pérdida de firmeza y elasticidad, tono opaco y amarillento, o manchas y pigmentaciones irregulares. Prevenir es siempre mejor que tratar, por eso conocer los factores es esencial para  evitar el envejecimiento prematuro.

 

Radiación solar

Tanto los rayos de luz visible (VIS) como la radiación ultravioleta (UVA y UVB) y los infrarrojos (IR) impactan sobre la piel provocando el temido fotoenvejecimiento, que consiste en la degradación de la matriz extracelular de la piel, provocando la reducción de la síntesis de moléculas como el colágeno o elastina (por eso produce arrugas y falta de firmeza y elasticidad). Además, produce las temidas manchas o alteraciones en la pigmentación de la piel. Por eso se hace tanto hincapié en usar fotoprotección, aunque “no haga sol” y durante todo el año. De hecho, hay estudios que evidencian que las personas que no utilizan fotoprotección solar diaria envejecen un 24% más que aquellas que sí lo utilizan. 

 

Polución

La piel es porosa, y por eso puede captar las partículas contaminantes finas que hay en la atmósfera, como sulfatos, nitratos, carbón, hidrocarburos, metales pesados o gases. Además la polución también se relaciona con la deshidratación, irritabilidad y alergias, ya que estas sustancias tóxicas afectan a la barrera protectora natural de la piel (microbiota cutánea). Es por ello que la cosmética antipolución es una tendencia: nace de una necesidad, especialmente de las personas que viven en ciudades. 

Los otros factores ambientales son el tabaco, que provoca una gran cantidad de radicales libres (estrés oxidativo)  simplemente por estar expuesto al humo, y la temperaturas extremas, que afectan sobre todo a manos, cara y escote, produciendo sobre todo deshidratación profunda. , arrugas, irregularidades en el tono de la piel, falta de luminosidad (la famosa piel apagada) y falta de elasticidad y firmeza (por disminuir la síntesis de los fibroblastos que son las fábricas de colágeno y elastina de la piel).

 

Nutrición

Evidentemente lo que consumimos también afecta a nuestras células, y es quizás donde más evidencia científica encontramos. Una dieta rica en frutas y verduras puede retrasar el envejecimiento, por su alto contenido en antioxidantes, vitaminas y minerales, así como los alimentos ricos en Omega 3. Por contra, la “comida basura” o un exceso de alcohol, azúcares, lácteos y carnes rojas, acelera la oxidación celular (envejecimiento) y existe una tendencia al acné y problemas inflamatorios. 

 

El estrés y la falta de sueño

Cuando tenemos estrés nuestro cuerpo fabrica la hormona cortisol, que causa deshidratación profunda en la piel y disminuye su barrera protectora. Además, el estrés crónico afecta al correcto funcionamiento del sistema inmune y daña el ADN celular: factores vinculados con el envejecimiento y con problemas inflamatorios como la dermatitis o la rosácea. A la vez, la falta de sueño implica menor capacidad de las células para repararse. 

 

Como ves, estamos expuestos constantemente -no sólo en verano-, así que si queremos evitar envejecimiento prematuro, debemos protegernos siempre. La buena noticia es que muchos factores son hábitos de estilo de vida, y por lo tanto podemos evitarlos o gestionarlos mejor. Además, también nos ayudará a prevenir muchas enfermedades. Para compensar el resto, la protección solar y los antioxidantes son la mejor opción, tanto por vía oral (en otro post detallaremos los alimentos y nutrientes más antioxidantes!) como por vía tópica. A continuación encontrarás los cosmecéuticos que te recomendamos para protegerte. 

 

Cosméticos antioxidantes

Skin Factor: antiedad, antioxidante, antipolución 

El sérum Skin Factor es un tratamiento antiedad global para protegernos del envejecimiento acelerado, especialmente por la polución. Su fórmula contiene activos biotecnológicos vehiculizados en formas farmacéuticas más evolucionadas, que presentan efecto de liberación sostenida en el tiempo para una protección eficaz durante todo el día:

 

  • Factores de crecimiento epidérmicos, con grandes propiedades regeneradoras, restauradoras y antioxidantes. Restaura las pieles más sensibles y dañadas, revitaliza y fortalece la piel y mejora su elasticidad. En combinación con Ácido Hialurónico atenúa las arrugas, tanto en volumen como en profundidad.    
  • Zirhafirm®: promueve la actividad de los fibroblastos, que son las células que fabrican el colágeno y la elastina. También mejora la estructura y la cohesión entre las capas de la epidermis y la dermis, consiguiendo un efecto reafirmante y remodelador del óvalo facial.
  • Vitamina E: Antioxidante por excelencia en cosmética. Protege las membranas celulares de los radicales libres (causados por los factores que hemos visto, como la polución).
  • Ácido Hialurónico y colágeno marino: hidratan y protegen la piel, y aumentan la elasticidad y firmeza.

 

Combinado con la crema Skin Factor potencia su efecto antioxidante e hidratante, y se convierte en un tratamiento calmante y antiinflamatiorio para la piel al sumar activos como la secreción de baba de caracol, el silicio orgánico, zinc o la manteca de karité.

 

Ampollas Antiox3: triple poder Antioxidante

Su poder antioxidante, anti-radicales libres es debido a:

  • Vitamina C pura al 15% con acción despigmentante y aclarante de las manchas, ilumina y unifica el tono de la piel.
  • Vitamina E
  • Resveratrol, un activo procedente de la uva que tiene potentes antioxidantes que protegen a las células de la piel de los radicales libres.

 Además tiene una alta concentración de proteoglicanos vegetales que aportan elasticidad e hidratación a la piel, mejorando su luminosidad y firmeza.